miércoles, 21 de noviembre de 2012

Los Planetas

El Principito abandona el planeta un día para conocer el resto del universo y visita otros planetas, cada uno de los cuales se encuentra habitado por un adulto que, a su manera, demuestra lo estúpidos que la mayoría de las personas se vuelven al hacerse 'mayores':
  •  El rey, quien cree gobernar las estrellas porque les ordena hacer cosas que aún harían de cualquier manera.  Representa la ambición política.Representa la ambición política.


  •  El vanidoso, quien desea que todos lo reconozcan como un hombre digno de admirarse. Representa la vanidad y el egoísmo del hombre.
.


  • El borracho, que bebe para olvidar que se avergüenza de beber. Representa la falta de fuerza de voluntad humana. 
   
  •  El hombre de negocios, quien se encuentra siempre ocupado contando las estrellas que piensa poseer. Planea utilizarlas para comprar más estrellas. Representa la avaricia y la ambición económica.                                                               
  •  El farolero, que vive en un asteroide que rota una vez por minuto. Hace mucho tiempo le fue encargada la tarea de encender el farol de noche y apagarlo de día. Por aquel entonces, el asteroide rotaba a una velocidad razonable y tenía tiempo para descansar. Con el tiempo, la rotación se aceleró y, negándose a abandonar su trabajo, el farolero enciende y apaga el farol una vez por minuto, no pudiendo descansar nunca. Representa la lealtad y la responsabilidad, es el único personaje de alma positiva que conoce el principito en su viaje.
                                                                        
  • El geógrafo, que pasa todo su tiempo dibujando mapas, pero jamás deja su escritorio para explorar.  Representa la pasión laboral. 
                 
  • Y finalmente al llegar a a tierra, este descubre el verdadero valor de crear una gran amistad (con el zorro y el aviador) y descubre el verdadero significado de amar (ya que a pesar de haber encontrado un campo con muchisimas rosas como las suyas, estas jamás equivaldrían a la belleza de la que el posee.
  

1 comentario: